EXPERTOS (PRESUNTAMENTE, CLARO)



Después de la ardorosa respuesta que la caverna pedagógica ha puesto en escena tras la brillante réplica ofrecida por Alberto Royo, no sólo en el programa-debate de La 2, sino también mediante una irrebatible argumentación en las páginas de su blog, no me queda más remedio que dedicar el siguiente artículo, hallado tras una ardua tarea investigadora por los oscuros rincones de las hemerotecas, a un par de sujetos que andan sueltos por ahí, enarbolando al viento que más les conviene la bandera de la nueva y revolucionaria pedagogía. Posiblemente la misma que, inherentemente adosada a la infausta LOGSE, ha traído unas generaciones de jóvenes incultos y ha llevado el nivel de nuestros alumnos al furgón de cola del orbe de los resultados.

Una de estos adalides del perpetuo mangoneo y mamoneo psicopedagógico es una profesora universitaria que, autora de teorías ponzoñosamente estrafalarias y fustigadora de docentes a granel, se jacta, excátedra desde luego, de comer en sus clases delante de los alumnos, con el fin de hacerles partícipes de una suerte de celebración. Eso sí que es una buena (y suculenta, supongo) motivación.

ACOMODARSE



El pasado 6 de enero, en un partido de fútbol contra el Celta, el jugador argentino del Real Madrid Ángel Di María fue sustituido. Lances del juego. Pero como al joven millonario el tema de ser relevado no le hizo ni pizca de gracia, se decidió a hacer ostensible su enfado mediante un gesto que ha pasado a la posteridad: mientras se dirigía al trote cochinero hacia el vestuario, se llevó la mano a la entrepierna y maniobró como ustedes fácilmente podrán intuir, pues tan gráfica manipulación ha de resultar, a estas alturas de la vida, ya familiar a todo el mundo. Siendo yo niño, recuerdo a muchos de aquellos mozalbetes barriobajeros, con los que de vez en cuando me tropezaba, realizar ese mismo gesto al verse increpados, generalmente por personas mayores, ante alguna golfería que hubieran cometido. Ni que decir tiene que aquel desaire suponía una muestra no ya de simple descaro, eso se da por descontado, sino de un insolente desafío hacia cualquier tipo de respeto ajeno. Lo más reseñable en el asunto del conocido futbolista resultó su justificación: mediante aquel gesto, dijo posteriormente, se había limitado a acomodarse lo que natura tuvo a bien concederle. La plática y el humor argentinos siempre me resultaron arcanos de difícil entendimiento, aunque si quieren que les sea sinceros, queridos lectores imaginarios, a mí me huele a que primero fue el cachondeo y después el recochineo.

NECIOS SIN DESCANSO

            Gracias a las redes sociales ¡qué paradoja! me entero de que un colega bloggero ha estado en televisión, participando, bueno, más bien batiéndose el cobre a floretazos, en un debate sobre educación frente a dos artistas de la verborrea pseudodocente, convencidos renegados de la tiza, dos auténticas metástasis del cáncer postlogsiano patrio. Sin haberme detenido un instante a procesar el vídeo de la feroz batalla (con la señora Acaso y sus estrambóticas teorías de por medio es imposible seguir la senda del pacifismo), rápidamente me trae la memoria una notica que hace unos días acerté a leer en ese diario cada vez más sospechoso llamado El País. En dicho artículo, titulado "Debemos enseñar a los estudiantes a no creer todo lo que aparece en Facebook", encontrábamos una entrevista a un tal Nick Peachey, un sujeto sumamente popular en su casa a las horas de las comidas y el té, que a buen seguro haría un magnífico papelón en esa recién estrenada saga titulada Charlatanes de nuestros días, que tan brillante y exitosamente ha inaugurado Alberto Royo (el paladín del debate arriba citado) en su blog Profesor Atticus. La entrevista no tiene desperdicio (o para ser exactos y justos, quizá deberíamos hacer constar que es un desperdicio en sí misma) por cuanto que vierte, o más bien desparrama, por doquier toneladas de ese bodrio infumable que se ha dado en llamar nueva pedagogía, lo cual no es otra cosa que una licencia tácita y ad hoc que esos otros sospechosos denominados pedagogos se han autoconcedido para dárselas de entendidos y enterados en esto de la cosa educativa. Sin serlo, por supuesto: los títulos, como las guerras, se ganan, merecidamente, en el campo de batalla, en el aula. Día tras día. Lo del despacho es apenas una pose fraudulenta.

30.000 blancos (otro préstamo)



30.000 blancos que han asaltado España sin saltar la valla

A la espera de que -como alertan informes policiales- 30.000 negros salten la valla para cruzar a España, me he permitido la licencia de contar los blancos que ya han asaltado España sin necesidad de saltar ninguna valla. Procedamos.
1. Alberto Ruiz-Gallardón. La estela de deuda que dejó tras de sí en el Ayuntamiento de Madrid le haría merecedor de formar parte de esta lista, pero el mérito de encabezarla lo ha conseguido gracias a la prehistórica ley del aborto que pretende sacar adelante. Número de blancos sin contar a los que le han llamado progre alguna vez: 1.
2. Los diputados del PP en el Congreso han secundado en bloque la reforma del aborto de Gallardón. Número de blancos: 185 (los 186 diputados menos Gallardón que ya estaba incluido).
3. Ocultar dinero para no pagar impuestos es una de las modalidades más ancestrales de asaltar España. 29.065 españoles se acogieron a la amnistía fiscal de Montoro. Número de blancos: 29.065.
4. La cuota suiza. Aquí nos encontramos al senador del PP, Francisco Granados, que tenía 1,5 millones de euros en Suiza como quien no quiere la cosa y guarda los tebeos de Mortadelo en el camarote y, por supuesto, a la infanta-no-sé-de-qué-me-estás-hablando que pidió asilo mediático en el país helvético. Número de blancos: 2.
5. Otro. El ex alto cargo del PNV que ha cobrado de una empresa pública cerca de 210.000 euros sin ir a trabajar: Número de blancos: 1.
6. En representación del fútbol español, el expresidente del Sevilla, José María Del Nido, condenado a siete años de prisión por malversación de caudales públicos. Número de blancos sin contar a los 15.000 que han pedido su indulto: 1.
7. Miguel Blesa por hundir Caja Madrid, y Aznar por ponerlo en Caja Madrid. Número de blancos sin contar los abdominales de Aznar: 2.
8. Eduardo Montes, representante de las grandes compañías eléctricas, por afirmar en 'Salvados' que la pobreza energética no va con ellos, pero que, a pesar de todo, tienen su corazoncito y para hacer frente a ese tipo de situaciones promueven acciones sociales como patrocinar exposiciones e iluminar monumentos. Número de blancos: 1.
9. El alcalde de Burgos y el constructor Méndez Pozo. Número de blancos sin contar el ático de lujo del alcalde de Burgos: 2.
10. Los imputados en el caso de los EREs de Andalucía. Número de blancos aunque el PSOE andaluz se haga el sueco: 141.
11. El que se ha cargado Informe Semanal. Número de blancos: 1.
12. ¿Cuántos ejecutivos bancarios participaron en la estafa de las preferentes en España? Es complicado conocer este dato y quizás no lo sepamos nunca. Si tomamos las cifras que se desprenden de la última comparecencia en el Congreso de Fernando Restoy, el subgobernador del Banco de España, el número de afectados –solo en la banca nacionalizada– supera los 500.000. Sumando el resto de entidades financieras la cifra podría pasar de los 700.000. ¿Cuántos de los 700.000 fueron engañados? ¿Cuántos de los 280.000 directivos y empleados que tenía el sector bancario en 2008 ocultaron los riesgos de estos productos para colocárselos a sus clientes o participaron en su gestación? Las sentencias que se van conociendo abonan la tesis de que la estafa fue de grandes proporciones, pero sólo necesito en esta lista 597 tipos sin escrúpulos para cuadrar los 30.000 del titular del artículo (597 que son el 0,2 por ciento de todos los cargos y empleados de banca en 2008). Número de blancos: 597, como poco.  
13. Mención especial del jurado para el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández Mesa, por sus mentiras en la tragedia de Ceuta. Número de blancos: 1.
Total de blancos que han asaltado España sin saltar la valla: 30.000 (y paro de contar aquí, hay muchos más y podéis sacar vuestras propias cuentas).

LA EUROPA DE LOS MERCADERES (un préstamo)

Lo peor de esta estafa global a la que los inocentes denominan crisis y a la que los ciegos deciden no mirar es la alta dosis de veneno que ha inyectado en las mentes y las almas de tanta y tanta gente. Lo mejor, no hay mal que por bien no venga, es el aumento impresionante de la agudeza contestataria que uno encuentra plasmada en muchos, muchísimos, lugares. Dejo una muestra de ese poder que se contiene en las razones bien ponderadas y en el ejercicio del sentido común: sólo con tales ingredientes se consigue producir una crítica irrebatible. De lo mejorcito de estos tiempos, aunque, finalizada la lectura, no resulta posible permanecer indiferente.



LA EUROPA DE LOS MERCADERES

Mientras la Troika se pasea por los países del Mediterráneo exigiendo acelerar  la reforma del mercado laboral para conseguir mayor productividad y competitividad,el malestar y las protestas crecen. En el maletín, los llamados "hombres de negro" llevan un compendio de medidas estándar como bajar los salarios, aumentar la edad de jubilación, potenciar los contratos basura, agilizar el despido libre, elevar el IVA y seguir por la senda de las privatizaciones. Un recetario completo implantado de forma indiscriminada en la zona Euro. En su conjunto, el paquete se conoce como "políticas de austeridad", cuyo fin sería disminuir el déficit fiscal, hacer frente a la recesión y estimular el crecimiento económico. Medidas consideradas el factótum para sortear la crisis que enfrenta el capitalismo transnacional, sea cual sea la situación y circunstancia. El Fondo Monetario, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo están convencidos de su eficacia y las defienden a ultranza, a pesar de su fracaso. Nada parece indicar que vayan a entrar en barbecho o sean cuestionadas.

ADOLESCENCIA DESTEMPORALIZADA (y II)


   Pues bien, en plena nocturnidad e invadido por el claroscuro turbio de la pesadilla sofocante, borracho perdido tras haber caído accidentalmente en la cuba que contiene el sabroso elixir de la ironía, doy en pensar que a lo peor estas chicas monas, achacosas de este apechusque de pubescencia tardía, tienen razón (cosas más increíbles hemos visto) y el mundo mundial se ha conjurado, malvado él, en su contra y en contra del partido-gobierno por el que, cual amazonas, ellas guerrean poderosas. Toda una confabulación apuntando a su piadosa inocencia. Toma ya. Lo mismito que los alumnos a los que aludíamos en la primera parte.

ADOLESCENCIA DESTEMPORALIZADA (I)



Si a un docente se le pregunta sobre la opinión que los estudiantes menos aplicados tienen de las notas que reciben, posiblemente acabe respondiendo algo similar a esto: el lugar común de los peores alumnos no es otro que el autoconvencimiento de que todos los profesores les tienen manía. Se trata, sin duda, de una de las imágenes más recurrentes en la faceta práctica de nuestra profesión. Por lo general, lo sobrellevamos bien, consignando siempre con cargo al virulento periodo vital/existencial de nuestros discentes, tan plagado de desarrollos físicos desbocados, avances intelectuales que muy a duras penas caminan a la zaga de la elevada velocidad hormonal, y, cómo no, batallas irremediablemente perdidas contra las espinillas, el flequillo y la sabiduría paterna. Las neuronas, remolonas ellas, se toman su tiempo con el trasunto éste de la adolescencia, por lo que en el pandemónium intelectual del entremientras todo se reduce a un sencillo y primitivo el mundo contra mí.

LA CÓLERA DE DIOS



            El verso suelto, la cólera de Dios (y no me refiero a la película de Herzog), se manifestó públicamente sublevada contra el auto de la juez que dejó claro que el escrache a la casa de la vicepresidenta no había constituido ningún tipo de actuación ilegal y confesó haber estado a punto de enviar a veinte cachorritos a montar follón a casa de la juez en cuestión. Muy democrática ella.
      La alcaldesa no electa de la capital del reino, afirmó hoy  que le parece “lamentable y peligroso para el Estado de Derecho” la sentencia que avala el escrache a la vicepresidenta y recalcó que como la vara de medir siempre ha sido distinta no le extraña la resolución judicial. “Como es una persona del PP parece que lo tenemos descontado”, añadió la regidora. También pidió a la Justicia "instrucciones silenciosas", a lo que sumó su rechazo a la tendencia de que los jueces se dejen llevar por "el sentir de la calle", algo propio "de la Revolución Francesa", ya que lo que hay que hacer es aplicar las leyes emanadas del Parlamento. Otra que hizo novillos en las clases de Historia.
      El ministro de Justicia (reencarnación engominada de Klaus Kinski) ha anunciado que el Gobierno va a estudiar la legislación actual contra los escraches para ver si se puede hacer alguna modificación tras la sentencia que ha archivado la acción de la PAH ante el domicilio de la vicepresidenta. Y lo hace un día después de que la condesa consorte le pidiera que “deje bien claro” en el proyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal o en la modificación del Código Penal, ambos en trámite, que este tipo de autos y sentencias “no se pueden producir”. La Justicia soy yo.
      Sólo unas preguntas inocentes: ¿la fiscalía no tiene nada que decir al respecto de todas estas manifestaciones? ¿No piensa defender a los ciudadanos de estos ataques al Estado de Derecho y al marco constitucional? ¿Cuál otro ha de ser entonces su cometido?

DEDICADO

LA AUTORIDAD DEL PROFESOR:
MENOS IDEOLOGÍA Y MÁS RESPETO
 
      El pasado 18 de enero, el parlamento autonómico de León y Castilla debatió, para su aprobación, el Proyecto de Ley que permitirá reconocer al profesorado de la Comunidad como autoridad pública. Se trata de una vieja reivindicación de muchos profesores (no de todos, que siempre hay algún melindroso pusilánime), cuya consecución supondrá una gran mejora en las condiciones laborales del profesorado y cuya aceptación social parece más que probada en las encuestas de opinión. En presencia de este silencioso beneplácito social se hace difícil comprender la interesada reticencia a la adopción de dicha medida, recelo que procede, cómo no, de las filas ideológicas de bien sabemos qué parte del mundillo político-educativo. Por eso conviene dejar claro que tanto las voces contrarias a esta medida como el silencio cómplice de quienes se aprestan a gritar por cosas mucho menos importantes, están teniendo una elocuencia apabullante a la hora de mostrar a los docentes quién está de su parte y quién no lo está.

CÓMPLICES


           La noticia saltó a los medios ayer: Wert pide complicidad a los profesores y les propone que actúen de entrenadores de los alumnos en la Red creando contenidos personalizados. ¡Atiza! Si sabe pensar y todo... No se especifica el origen de tan elevada reflexión, aunque la sospecha de una pesadilla aguda por indigestión de garbanzos flota en el ambiente y parece que cobra cuerpo entre los investigadores del fenómeno.

       A la velocidad de la luz por el espacio exterior, a uno le vienen a la cabeza las manifestaciones de este sujeto nada más sentarse, por gentileza de FAES, en la poltrona ministerial, voces a los cuatro vientos en las que no se recataba lo más mínimo afirmando, con ánimo dinamitero y canallesco, que "los profesores solo tienen 18 horas de clase semanales". Demostraba así su catadura moral, su escasa jaez, su nulo liderazgo, poniendo al gremio docente a los pies de los caballos con una mentira retorcida y falaz, un preparativo desde lo más alto para que se nos retorciera el desempeño hasta los lindes de la esclavitud. Ahí, ahí, pisando los pescuezos de la plebe, al gusto de aquellos angelitos tipo Atila o Gengis Kahn. Se van a enterar quién manda aquí, hombre.